Martín Caparrós, el hambre después de la COVID-19