Carta de una niña de 9 años que tenía clases virtuales sin internet