Carta de una niña apadrinada durante la pandemia