20 años después de la tragedia, sembramos esperanza